Septiembre 2021 - Institucional

En 9 de Julio, la siembra de maíz arrancó con Illinois como protagonista

La empresa Tecsidir vuelve a sembrar el IS-799 VT3P, luego de que en la campaña pasada superó 11.000 kg/ha a pesar de la gran escasez hídrica. Con la nutrición precisa que también aporta YPF Agro, supera ampliamente el promedio de 9.000 kg/ha de la zona.

La siembra de maíz se puso en marcha en la Argentina y el cultivo promete arrebatarle nuevamente el primer puesto en volumen de cosecha
a la soja. Gracias a la genética y la tecnología, el cultivo se ha ganado un lugar de privilegio en los esquemas agrícolas del país, tanto tempranos como tardíos, aportando numerosos beneficios ambientales, agronómicos y económicos.
En el partido bonaerense de Nueve de Julio, la empresa Tecsidir, con 15.000 hectáreas agrícolas en producción, dio hace algunos días bandera
de largada para la nueva campaña de la gramínea, dentro de un esquema de rotación clásico que incluye mayoritariamente trigo-soja de 2° / maíz / soja de 1°, pero también cebada, girasol, maíz tardío y sorgo. “El maíz temprano, todo barbechado, se siembra en directa entre el
15 de septiembre y el 5 de octubre; el tardío, generalmente entre el 20 de noviembre y el 5 de diciembre, ya que en esa época no hay problema de disponibilidad de maquinaria”, contó el Ing. Agr. Mariano Guerra, gerente de Producción de Tecsidir.

 

Es que todas las labores agrícolas están tercerizadas y la operatividad es un punto importante a tener en cuenta dentro de la gestión de la empresa. “El año pasado hicimos 1.000 hectáreas del maíz IS-799 VT3P, de Illinois, casi todo en fechas tempranas en ambientes de alta productividad, buscando altos rendimientos”, relató el ingeniero.  A pesar de que en esa zona la escasez de lluvias golpeó duro, con apenas 25 milímetros en noviembre y diciembre, un repunte de 90 milímetros en enero y solo 40 en febrero, tuvieron buenos resultados. “Nos fue muy bien con el IS-799 VT3P lograr maíces de 11.000 kg/ha fue una muy buena respuesta para un año tan seco y con las napas bastante deprimidas. Quedamos muy contentos”, expresó. Según el gerente de Tecsidir, habiendo probado materiales de distintas compañías semilleras, “comparativamente el 799 fue el híbrido que, a nivel de lote de la empresa, alcanzó el mayor rendimiento promedio, que fue de 11.200 kg/ha; estamos hablando deun lote de 100 hectáreas con distintos ambientes adentro”, destacó. Con esa experiencia, este año vuelven a apostar al IS-799 por su alto potencial de rendimiento y por su ciclo intermedio, lo que les permite optimizar la operatividad de cosecha.

 

“Tener maíz temprano seco no es algo que nos interesa, porque a veces no lo podés sacar, ya que se te superpone con la cosecha de soja. Con este ciclo del IS-799 VT3P si no está seco a fin de marzo, podemos dejarlo en planta y levantarlo después de la soja si fuera necesario”, explicó. Frente a los pronósticos de bajas precipitaciones que ya se anuncian para esta campaña de gruesa, en Tecsidir decidieron hacer algunos cambios. “Este año ya estamos mentalizados que va a ser seco. Aunque no va a ser una Niña tan intensa, ya diferimos una parte a maíz tardío para escapar al déficit hídrico en algunos lotes más complicados”, dijo el ingeniero. Pero, afortunadamente, durante septiembre las lluvias permitieron recargar el perfil en la zona de Nueve de Julio y “dan ganas de hacer más maíz temprano”, manifestó Guerra.

 

El promedio de rendimiento del cereal en la zona se ubica cerca de los 9.000 kg/ha. Por eso, con el cuadro de situación climática que se anticipa, “el objetivo es obtener los mismos rendimientos que el año pasado: con el nivel de napa bajo que tenemos, con lograr entre 100 y 110 qq/ha nos dejaría satisfechos”, señaló. Previo a la siembra de maíz, en Tecsidir realizan muestreos de suelo para determinar el contenido de nutrientes y las dosis de fertilización necesarias de acuerdo con los requerimientos del cultivo. “Hacemos voleo anticipado de fósforo y también aplicamos en línea: ajustamos nitrógeno con urea azufrada entre V1 y V6 con barra”, detalló Guerra.

Luego de la implantación hacen el conteo de plantas y más adelante, “si estamos dentro de los valores que buscábamos, empezamos a fertilizar en base a los datos de recomendación de nitrógeno del laboratorio”, explicó el ingeniero.

 

En la zona, las enfermedades no constituyen un problema para el maíz. Por eso, allí eligen los híbridos por potencial de rendimiento
fundamentalmente. Y para el control de insectos de suelo aplican insecticida junto al herbicida en preemergencia. Las 15.000 hectáreas que maneja Tecsidir cuentan con imágenes satelitales y NDVI, y dentro de esa superficie, las 1.300 hectáreas propias ya están ambientadas.
“Tratamos de hacer ambientaciones en todos los lotes: algunas se las damos a terceros y otras las hacemos nosotros que somos los que los
conocemos. Todos los lotes están marcados en FieldView, pero no todos ambientados”, indicó el gerente.

Para la fertilización de uno de los campos donde harán aplicación variable utilizaron el servicio de YPF Agro, que se apoya en plataformas de agricultura digital como FieldView y Clarion. “Nos pareció muy interesante, ya que la gente de Clarion trabaja muy bien, tiene mucha información, la ambientación es muy completa y muy fiel a lo que realmente es el campo. Seguramente vamos a utilizar más todo esto en el futuro”, sostuvo Guerra. Este servicio forma parte de la amplia gama de productos y servicios que los productores pueden encontrar en los más de 100 distribuidores de YPF Agro en todo el país. Con ese despliegue, único en la Argentina, la empresa acompaña al productor en todo el ciclo del cultivo, desde antes de la siembra hasta después de la cosecha, incluyendo la comercialización de los granos.

En el caso de la empresa Tecsidir, en 9 de julio, Buenos Aires, se da un ejemplo más de productores que confían en la genética de Illinois, desarrollada por el Grupo DONMARIO (GDM) y que YPF Agro distribuye en forma exclusiva. Y lo hacen porque la probaron y les dio resultado.
En definitiva, junto al maíz, en este caso utilizan otros paquetes de productos y servicios, como los vinculados a la fertilización y la agricultura
por ambientes, generando así un negocio agrícola cada vez más productivo pero también, al mismo tiempo, más rentable y sustentable. ©